Parroquia Ortodoxa Barcelona
La historia de nuestra iglesia se inicia en el año 1972 con una pequeña comunidad que nació de un núcleo de personas, naturales de Cataluña, que, por la necesidad de dar una respuesta a la inquietud de búsqueda espiritual que les movía, se interesaban por la tradición de la Iglesia Ortodoxa, en una época en que la Iglesia Ortodoxa no era nada conocida en Cataluña.

En Barcelona, en los años 70, la única presencia ortodoxa era la de un pequeño núcleo de cristianos ortodoxos griegos que se reunían para celebrar festividades solemnes, como Navidad, Pascua, así como bautizos, bodas o funerales, conservando una tradición que vino con ellos desde su tierra natal. El obispado católico de Barcelona les facilitó entonces, a esta comunidad, una iglesia para celebrar su culto.

Los contactos de este primer núcleo de personas con la Iglesia Ortodoxa se produjeron a través de Francia, más concretamente de París, y los acercó a la Iglesia, aunque que para incorporarse canónicamente y entrar en plena comunión tuvieron que pasar años de pruebas, de dificultades y de fortalecimiento de la fe; una fe que puede que se manifestara a los ojos de alguien con cierta poca traza, pero que en ningún momento relajó la constancia en la oración, celebrada en aquellos momentos por la comunidad ya constituida como parroquia de la Santísima Trinidad, en el barrio de Santa Eulalia de Vilapiscina (Horta). Esta misma fe y praxis permitió el acercamiento, ya en estos primeros años, de personas que provenían de países de tradición cristiana ortodoxa, especialmente de Europa del Este, especialmente familias venidas de Rumania.

Mientras tanto la vida de la comunidad se iba formado y creciendo. La ubicación del templo se trasladó a un local más céntrico de la ciudad, en la calle Aragón, entre la calle Muntaner y Casanova, donde está todavía hoy, y se constituyó bajo la Protección de la Madre de Dios (Pokrov, en ruso). La formación en teología, catequesis, canto litúrgico, iconografía, era ya constante, así como la traducción de los textos litúrgicos al catalán y al castellano, actividades todavía ahora vivas en la comunidad. La asistencia humana y social se hacía cada vez más evidente. La oración y el culto nunca dejaron de presidir la vida de la comunidad, a pesar de los momentos de dificultades y fragilidad vividos. La mayor parte de la comunidad estaba formada entonces por catalanes i rumanos. Durante un tiempo coincidimos con la parroquia de San Nectario de Egina (ortodoxos griegos) en las celebraciones litúrgicas, presididas por un sacerdote griego que venía de Marsella, el P. Joaquim, y concelebrando dos sacerdotes catalanes, el P. Joan García, primer arcipreste y Vicario general y el P. Martí, actual arcipreste y responsable de la Parroquia de Barcelona.

El signo visible y efectivo de la comunión con la Iglesia Ortodoxa Universal vino, sin embargo, a través de la Fraternidad Ortodoxa en Francia; fue con su asesoramiento que el Patriarcado de Serbia acogió finalmente la comunidad nacida en Cataluña con todos sus fieles de diversas nacionalidades. Un documento con fecha 14 de febrero de 1988, en París, sellaba el periplo de una trayectoria que encontraba su puerto bajo el omoforion de Msr Lavrentije (Lorenzo), obispo para Europa Occidental del Patriarcado de Serbia.

Desde entonces han pasado bastantes años. Actualmente, la inmigración de muchas personas procedentes de países del Este, mayoritariamente eslavos, van configurando un mosaico diverso y plural: ucranianos, rusos, serbios, búlgaros, rumanos, georgianos,..... Esto ha hecho que, aparte de la parroquia de Barcelona se hayan abierto otras parroquias: en Alicante (parroquia de san Nicolás), en Navata (Girona) (parroquia de san Nectario), en Girona capital, Palma de Mallorca, el País Vasco y en Galicia. Las diferentes parroquias rezan y celebran los oficios utilizando el catalán y el castellano (Alicante, Galicia y otros) , y con el tiempo han ido incorporando cantos y oraciones en eslavón y en rumano, y ocasionalmente en serbio o griego. Actualmente el obispo para Europa Occidental del Patriarcado de Serbia es Msr. Luka, i tiene su sede en París.

Además del servicio litúrgico y las activiades ordinarias de catequesis y obras socials, en la parroquia de Mare de Déu hay un taller de iconografia, (taller de la Santíssima Trinidad) y una escuela de Teología, Institución San Gregorio Palamás, reconocida por el Institut Saint Serge de Paris, como centro colaborador.